Llega a su fin el famoso »Vocho», hoy se produce el último modelo

0 426

Volkswagen está poniendo fin a la producción de su último modelo del Escarabajo en su planta de Puebla, México, donde se le llegó a conocer como ‘Vocho’.

Es el fin del camino para un vehículo que ha sido símbolo de muchas cosas en las ocho décadas transcurridas desde 1938.

Ha sido parte de las horas más negras de Alemania como un proyecto de los nazis. Un símbolo del renacimiento económico de Alemania en la posguerra y el ascenso de la clase media. Un ejemplo de globalización reconocido y vendido en todo el mundo. Un símbolo de la contracultura de los 60 en Estados Unidos. Sobre todo, un hito en materia de diseño, tan reconocible como la botella de Coca-Cola.

El auto se parecía en algunos aspectos al Tatra T97 checoslovaco de 1937 y a bocetos del ingeniero húngaro Bela Barenyi publicados en 1934.

La producción masiva del llamado KdF-Wagen, la sigla de la organización sindical nazi que debía patrocinar su venta, fue cancelada debido a la Segunda Guerra Mundial.

La gran planta nueva en lo que era una zona rural al este de Hanover empezó a producir vehículos militares con trabajadores forzados provenientes de la Europa ocupada.

Relanzada como fábrica de vehículos civiles bajo la supervisión de las autoridades de ocupación británicas, la fábrica Volkswagen fue transferida en 1949 al gobierno de Alemania y del estado de Baja Sajonia, que todavía posee parte de la empresa.

JUBILACIÓN PROGRESIVA

Para 1955, el millonésimo Escarabajo -llamado oficialmente Tipo 1- había salido de la línea de montaje en lo que era ya la población de Wolfsburg.

Estados Unidos se convirtió en el mercado extranjero más importante de VW, con 563 mil 522 autos en 1968, el 40 por ciento de la producción.

La producción en Wolfsburg finalizó en 1978, pero eso no significó la muerte del Escarabajo. Continuó en México de 1967 a 2003.

El llamado ‘vochito’ se radicó como un resistente ‘carro del pueblo’ fabricado en México.

El Nuevo Escarabajo -una versión retro totalmente nueva con chasis modificado del Golf- resucitó algo del aura atractiva y anticonvencional del viejo modelo en 1998 bajo la dirección de Ferdinand Piech, nieto de Ferdinand Porsche.

En 2012, se le dio un perfil algo más aerodinámico.

Sin embargo, un mercado con nuevas necesidades y los problemas que arrastra Volkswagen desde el “Dieselgate” han marcado el final de esta historia de 81 años que cerrará con una ceromonia en la planta de Puebla el 10 de julio para después mandar el último Beetle Final Edition a un museo.

 

 

AGENCIAS.

 

 

 

Deja una respuesta