Batallan familias locales por el cierre de gobierno

0 120

A tres semanas del cierre parcial del gobierno de los Estados Unidos, la economía fronteriza ha empezado a resentir los estragos. Este martes sumaron ya 24 días de “apagón” y no parece haber una solución en el corto plazo.

Interrupción de ingresos
A nivel local, de acuerdo con Tom Fullerton, catedrático de Economía, en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) algunos de los problemas principales en la frontera asociados con el cierre, es la interrupción de los flujos de ingresos en los hogares, lo que impacta directamente al comercio y prestadores de servicios. “Estas interrupciones causan dos reacciones: que las personas dejen de hacer gastos en entretenimiento, centros comerciales o comer en restaurantes, lo que hace que los negocios pierdan en ese sector económico”, dijo Fullerton. Otro sector que no se ve tan afectado es el de los supermercados y tiendas de primera necesidad, ya que, según el economista, las familias afectadas compran víveres para sus hogares, con la finalidad de ahorrar sus ahora limitados ingresos. “Con este tipo de compras, alcanzan a mejorar sus márgenes de operación y de finanzas”, comentó.

Frena a futuras inversiones
Fullerton declaró que existe un tercer nivel de impacto en la economía local, que, aunque es menos tangible, se posiciona en la más importante. “Esa incertidumbre que siembra el gobierno de no establecer lo que pasará, es decir, se crea un ambiente de desconfianza, frenando planes de inversión en empresas, el crecimiento económico porcentual del país no alcanza los niveles que normalmente se presentarían”, estableció. Precisó que un sector que se ve más impactado es de los subcontratistas que brindan servicio a las agencias federales. “Estas compañías y contratistas dependen del gobierno, pierden las horas que no labraron, sin recibir nada en el futuro, sus ingresos se afectan negativamente al no tener trabajo”, comentó.

Pegaría en costo al muro
El cierre de gobierno seguirá impactando la economía de forma negativa, de acuerdo con especialistas, de seguir en pie, su costo podría elevarse cubriendo el monto de “su principal objetivo”: la construcción del muro fronterizo. A nivel nacional el cierre parcial ha supuesto una pérdida de 3.6 billones (miles de millones) de dólares desde su inicio el 21 de diciembre y, de durar otras dos semanas, sumaría $6 billones, costo superior al que la administración presidencial requiere para construir el “muro fronterizo”, según datos de la agencia S&P Global Ratings. “Esto ilustra qué tan obstinado es el presidente Trump, hace más de un año le ofrecieron un paquete de más de 25 mil millones de dólares a cambio de la residencia permanente para los dreamers, pero no accedió”, comentó Fullerton. En la frontera, desde agentes de Aduanas y Protección Fronteriza, hasta los empleados de la Oficina de Pasaportes, de la Administración de Seguridad de Transporte, entre otras dependencias, declararon no haber recibido sus pagos desde el pasado viernes

 

AGENCIAS

Deja una respuesta