Estas pequeñas casas en Los Ángeles ofrecen una nueva oportunidad a indigentes de la ciudad

0

Jolinn Bracey durmió en su Toyota Corolla durante cinco años hasta que dejó de ser una persona sin techo al mudarse a una pequeña casa.

 

Bracey, de 48 años, es una de las 41 residentes de The Chandler Boulevard Bridge Home Village, en North Hollywood (California), que ofrece viviendas de transición a personas sin hogar.

«Esto me dio un lugar para reconfigurarme y construir mi nuevo hogar», dijo Bracey a CNN. «Me devolvió la práctica de ser constante en las cosas normales que haces. Te hace sentir cómodo».

Bracey se mudó a la casa de 6 metros cuadrados en febrero. Cuenta con una cama, aire acondicionado, estantes para colgar su colorida ropa y, lo más importante, una puerta que se cierra.

«Es la primera vez en mucho tiempo que no tengo la sensación de que alguien vaya a asaltarme», comentó Bracey.

Dijo que un incendio en una casa que antes tenía y un desalojo injusto en un lugar que alquilaba la llevaron a quedarse sin hogar.

En la ciudad de Los Ángeles hay más de 41.000 indigentes, según el último recuento realizado por la Autoridad de Servicios para las Personas sin Hogar de Los Ángeles, una autoridad independiente de poderes conjuntos creada por la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles, y el alcalde y el Ayuntamiento de Los Ángeles.

Pueblos como Chandler pretenden reducir esa cifra colocando a los antiguos indigentes en comunidades protegidas y cercadas.

Ayudar a los residentes a recuperarse

En Chandler, los gestores de casos pueden ofrecer a los residentes ayuda para cualquier cosa, desde el abuso de drogas y alcohol y los problemas de salud mental, hasta la navegación por las complejidades de las solicitudes de empleo, el seguro de salud y más.

«Tratamos con personas en el peor momento de sus vidas», afirma Rowan Vansleve, presidente de Hope of the Valley, la organización sin ánimo de lucro que gestiona Chandler y otras aldeas de casas pequeñas en la zona de Los Ángeles.

«Es realmente humilde decir: ‘No puedo alimentarme. No puedo alojarme. No puedo darme una ducha caliente'».

Vansleve dice que los nuevos residentes se deleitan con esa primera ducha en el lugar y califica de «magia» el agua caliente y un buen jabón que ayuda a los residentes a sentirse mejor persona.

Los residentes también reciben tres comidas al día.

«Hacemos todo lo posible para que este sitio sea acogedor. Lo llamamos el ‘Club del Amor'», añade Vansleve.

A pesar del apodo, el pueblo tiene reglas. La primera de la lista es que no se permiten armas ni drogas en el recinto, y que la parafernalia debe ser registrada en un casillero en el exterior.

Hope of the Valley dice que los residentes viven en las casas de forma gratuita y pueden quedarse mientras estén en un camino hacia la vivienda permanente, que los consejeros estiman que lleva de tres a seis meses.

Vansleve dijo que la estrategia consiste en sacar a la gente de la calle en un radio de pocos kilómetros de la aldea de casas pequeñas, no de otras partes del sur de California, como Skid Row.

«Así, la gente del barrio ve menos indigentes, menos basura, menos delincuencia y menos drogadictos vagando por ahí», añadió. «Creo que estas aldeas deberían extenderse por todo el país como Starbucks: estar en todas las comunidades».

Vansleve dice que los pueblos de casas pequeñas se construyen en pequeñas parcelas, muchas de ellas reutilizadas en propiedades de la ciudad. El complejo de Chandler ocupa solo media hectárea.

Una empresa de Everett, Washington, llamada Pallet, especializada en pequeñas casas de acogida para indigentes o personas con viviendas temporales, construyó las casas de la aldea de Chandler. La empresa calcula que el costo mínimo de cada casa es de US$ 5.495.

Pallet informa de que ha ayudado a construir 44 aldeas de casas pequeñas, la mayoría en la costa oeste, y tiene 13 proyectos en marcha.

Hope of the Valley pretende albergar a más de 900 personas para noviembre, según Vansleve.

«Uno de los afortunados»

Completamente fuera de la vista de cualquier transeúnte, Todd Dumanski, residente de Chandler, cargó su ropa en la fila de lavadoras y secadoras.

«Llevo abusando de la heroína y de las polisustancias casi toda mi vida», comentó Dumanski.

Dumanski, de 36 años, dijo que una vez amasó un patrimonio neto de más de 1 millón de dólares al fundar una empresa de vitaminas y suplementos en el área de Filadelfia. Sin embargo, dijo que la mala suerte en los negocios y su consumo de drogas le llevaron a la calle tras trasladarse a Los Ángeles.

«Soy uno de los afortunados», dijo, «porque mucha gente (adicta) murió».

Dumanski describió un oscuro submundo de indigentes lleno de abuso de drogas debilitantes o letales, robos desenfrenados, todas las formas de violencia, incluyendo agresiones sexuales contra mujeres y hombres, y disparos.

«Me dispararon seis veces, con un revólver, tres miembros de la banda», dijo Dumanski.

«Eran jóvenes, quizá de 18 a 24 años. Me dispararon porque querían mi lugar para uno de sus amigos que pronto se quedaría sin hogar».

Dumanski dijo que había construido un elaborado refugio cerca de la autopista 170, oculto a la vista, y que había instalado una parrilla.

Ahora, Dumanski vive en una diminuta casa a 1,6 km de distancia, con poco más que su cama, artículos de aseo y una enorme jarra de agua con asa que levanta para añadir a sus entrenamientos.

«Me gusta meter todo en una mochila», dice Dumanski. «No atribuyo las emociones a las cosas materiales. Técnicamente, desde fuera no tengo nada, pero siento que lo tengo todo».

Dumanski tuvo una vez una casa y un BMW, pero también sentimientos de depresión y suicidio, señaló.

«Si me das decenas de miles de dólares, eso no me va a ayudar en este momento», dijo Dumanski. «Estoy justo donde quiero estar ahora mismo. Sé lo que tengo que hacer para avanzar. Este lugar ha sido un cambio decisivo para mí».

Pagar por adelantado

Cada casa pequeña es diferente. El estilo interior va desde el blanco minimalista de Dumanski hasta los parpadeos caleidoscópicos de morados, rojos y aqua de Bracey.

«Mi decoración es simplemente yo: soy colorida, funky», declaró Bracey. «Pienso fuera del molde».

Dentro de su pequeña casa, Bracey soñaba en voz alta con obtener una licenciatura y volcar toda la buena voluntad que encontró en Chandler en las personas que actualmente no tienen hogar.

Dice que está a dos clases de terminar un grado de asociado en Los Angeles Valley Community College.

«Solo quiero ayudar a todo el mundo a no pasar por lo que yo pasé», afirmó Bracey.

A finales de mes, según Bracey, planea mudarse a un apartamento. Estará al final de la calle, no muy lejos del aparcamiento donde solía dormir en su auto.

Fuente: CnnEspañol

Deja una respuesta