A pesar de quejas de vecinos, ponen topes diagonales para hacer respetar espacio para discapacitado.

La falta de cultura de respeto de los espacios y cajones de estacionamientos para las personas discapacitadas, ha obligado a que una familia ponga topes diagonales fuera de su casa para evitar que les obstruyan la salida de su domicilio, esto a pesar de las quejas de los vecinos quienes aseguran que dicha familia se adueñó de la calle con dicho pretexto.

Paula González, habitante de la Calle 18 de Julio en la colonia Aurora, señaló que hay conductores que no dejan libre la salida de la cochera del domicilio, a pesar de que se han colocado letreros de no estacionarse y de discapacitados, ya que su esposo de 67 años sufre de una parálisis en el lado derecho del cuerpo. Aunque cabe mencionar que se tiene bloqueada la cochera y otro espacio más de la calle.

El padecimiento tiene más de siete años, razón por lo que han tenido que pintar parte de la calle y la banqueta para que los ciudadanos sepan que es el espacio de un discapacitado.

«El señor es un discapacitado, de repente se llega a enfermar o algo tiene que salir y luego tapan su portón porque se llegan a estacionar, por eso recurrió a poner los topes para cuando quiera salir lo haga sin que nadie lo este tapando», dijo.

Comentó que en algunas ocasiones han sido ciudadanos que llegan a visitar algún vecino e incluso algunos que acuden a una escuela de Taekwodo que esta casi enfrente de este domicilio, los que obstaculizan la salida de la casa, razón por lo que han tomado esta medida para tener libre esa zona.

Sostuvo que otras de las acciones que han implementado es él de sacar a la calle su camioenta y así evitar que se estacionen, porque cuando solo dejan el contenedor de basura, este es empujado por los conductores para poderse estacionar en esta área.

Vecinos del sector aseguran que estas acciones son exageradas por parte de la familia, ya que cuando llega un carro a estacionarse en la calle aunque no estorben la salida de la cochera salen de inmediato a correrlos porque no quieren que ningún carro se estacione frente a su casa pues ya se adueñaron de la calle, a tal grado que invirtieron en un tope de concreto lineal para cercar su área.

www.editorialmillennial.co