Reclaman que Alberto Granados pidió licencia y se fue, sin mandar el caliche que les prometió

0

Habitantes de la invasión ubicada en la colonia Benjamín Gaona bloqueó la circulación vial frente a la Presidencia Municipal, exigiendo continuidad a las promesas del ex secretario de Bienestar Social, José Alberto Granados Favila.

 

Un grupo de manifestantes de la invasión de la colonia Benjamín Gaona acudieron a cerrar la vialidad frente a la presidencia de esta ciudad, ya que estaban exigiendo dar continuidad a las promesas del ex secretario de Bienestar Social José Alberto Granados Favila quien desde el año pasado había prometido acciones para ellos pero no fue así, ahora que este solicitó licencia para participar en las próximas elecciones buscan dar continuidad a lo prometido. 

 

Una de las afectadas, dijo que ya se han manifestado en el pasado y habían recibido lo que solicitaban, sin embargo se había llegado el acuerdo de concluir las obras en diciembre del año pasado y no fue así, llevan tres meses y las acciones están detenidos. 

 

“Estamos realizando la manifestación porque no nos han hecho caso, no han encalichado solo nos prometieron que para el 27 de diciembre quedaría listo pero no fue así, nosotros necesitamos lámparas también ahí, está promesa fue de Alberto Granados y bueno ya no está el, nosotros lo único que queremos es que se nos siga apoyando”, puntualizó. 

 

La vialidad estuvo cerrada por el lapso de una hora y no salió la ahora responsable Claudia Cepeda García a atenderlos, fue el secretario del ayuntamiento, Carlos Ballesteros Gálvez, quien solicitó que subieran para atenderlos, una vez reunidos con el, 15 minutos después procedieron a retirarse dando continuidad a la vialidad. 

 

“La vez pasada también venimos y básicamente necesitamos hacerles esto para que nos atiendan, quieren que hagamos esto, nosotros somos más de 400 familias, vamos a seguir aquí hasta que nos atiendan, queremos hablar con el secretario pero bueno son muy sin vergüenza ya que no nos hacen caso”, comentó.

 

Por: Ezequiel Castillo.

 

Deja una respuesta