En CdMx, denuncian violación a menor de 15 años dentro de local en Metro Centro Médico

0

Hace un mes Ana entró a trabajar a un local dentro de la estación Centro Médico del Metro de la Ciudad de México.

En éste se venden aguas, refrescos y algunas frituras. A sus 15 años, buscó ganarse unos cuantos pesos por un tiempo, al menos este año, ya que no logró pasar la prueba para entrar a la prepa; sin embargo, presuntamente habría sido víctima de abuso sexual por parte del encargado del establecimiento. Los hechos fueron dados a conocer por Cynthia, su hermana.

“Ella entró a trabajar ahí porque no le echó ganas a la escuela y decidió trabajar este año para que el próximo volviera a presentar el examen de Comipems y continuar con sus estudios”, describió en redes sociales.

De acuerdo con lo narrado por la hermana de la menor, los dueños de dicho establecimiento son Rodrigo «N» y Pamela «N», de 28 y 30 años, respectivamente. Desde que Ana entró a trabajar, contó Cynthia, “siempre mantuvo su distancia con ambos y sobre todo fue respetuosa con ellos hablándoles de usted».

Parte del trabajo de la menor era notificar a ambos cada hora lo que se vendía, pero a decir de su hermana, Ana “desde que entró se dio cuenta que Rodrigo le escribía de una forma extraña, porque le preguntaba cómo estaba, que si ya había comido, que si necesitaba algo”, pero ella “por educación sólo le decía: ‘no ocupo nada, gracias’ y mantenía su distancia”.

El 13 de abril pasado la menor entró a trabajar a las 05:30 horas. Ese día notó que una de las cortinas del local estaba abierta. Al entrar vio a Rodrigo “N”, quien la estaba esperando para supuestamente hacer un inventario, “pero que lo iban hacer a cortina cerrada por seguridad”, según relató Cynthia.

De acuerdo con ella, una vez que su hermana estaba con Rodrigo “N”, él “se le acercaba mucho mientras le decía los precios de unas cosas a tal grado de besarla y agarrarla fuerte”, por lo que Ana, “sacada de onda”, al parecer lo empujó, pero él “la agarró fuerte y le dijo que no hiciera nada porque le iba a ir mal, la golpeó y tiró al suelo”. “Mi hermana en shock no supo cómo reaccionar y por el impacto ni siquiera pudo gritar.

Al momento que la tiró al piso, ese wey se empezó a quitar la ropa y la violó, le pegó y amenazó. Mi hermana muy espantada tratando de quitárselo de encima no pudo con la fuerza de ese tipo”, detalló.

Posteriormente, la mamá de la menor fue a verla porque ese día se le olvidó su cargador y la señora se lo llevó.

Al llegar, contó Cynthia, vio que todo estaba cerrado, “se espanto y tocó”. “Ana se dio cuenta que era mi mamá y ese tipo le dijo que no gritara ni nada porque le iba a ir mal a ella y a todas nosotras, le dijo que se vistiera y que no dijera nada”, relató la hermana. Una vez que fue abierta la cortina, Ricardo “N” contó a la mamá que “estaban haciendo inventarios a puerta cerrada por seguridad», no obstante, tal comentario le pareció muy extraño a la señora, quien sospechó que algo pasaba con su hija y decidió llevársela.

“Ese tipo le dijo que cómo se la iba a llevar, qué cosas estaba pensando mi mamá, que eso le ofendía a él. Entonces mi mamá le dijo que ella era menor de edad y se la podía llevar cuando quisiera”, contó Cynthia. Estando en casa, Ana estuvo callada hasta que horas después, alrededor de las 11 de la mañana, comenzó a llorar y contó a su familia lo que había pasado.

Los hechos fueron denunciados ante la Fiscalía de Investigación de Delitos Sexuales, donde se inició la carpeta de investigación por violación y violencia física o moral, en tanto la menor sería valorada por un perito en materia de psicología.

“Solamente queremos mandar un mensaje a todas las pequeñas que han sufrido algún tipo de acoso/abuso que no se queden calladas, hay muchas mujeres que vamos a alzar la voz por ellas, les vamos a creer, les vamos a abrazar y ayudar. Esta vez le tocó a mi hermana y ponemos nuestra más entera fe en Dios y las autoridades que esperemos hagan su trabajo.

“Queremos también agradecer a todas/os que nos han brindado su apoyo e interés, que nos ayudaron a compartir la pésima experiencia que estamos pasando como familia. Sé que muchos nos culpan por dejarla trabajar siendo tan pequeña y estamos de acuerdo, pero también era algo que ella quería para tomar consciencia, somos una familia que va al día como muchas en México, tampoco se nos hizo grave que quisiera trabajar”, comentó Cynhia a MILENIO.

Suspenden local…casi dos semanas después El establecimiento donde ocurrieron los hechos fue irrumpido por algunas personas, quienes a manera de protesta, causaron destrozos en el local marcado con el folio CM-10, ubicado en el trayecto del trasbordo hacia la Línea 9 del Metro, dirección Pantitlán-Tacubaya; puesto que incluso fue pintado con la palabra “violador”. Usuarios en redes sociales compartieron imágenes en las que al parecer el local seguía operando pese a lo ocurrido. Algunas de éstas están fechadas el 18 y 24 de abril.

En un recorrido por el lugar, se pudo observar que el local permanece cerrado, fue borrada de éste una frase que estaba arriba y decía CARETS—palabra que se apreciaba anteriormente en fotos mostradas por la hermana de Ana—y actualmente tiene sellos de suspensión, sólo que al parecer fue cerrado hasta este martes; “la fiscalía nos avisó, nos parece que ayer en la noche (26 de abril) fue suspendido”, comentó Cynhia a este medio.

Fuente: Milenio.

Deja una respuesta