Fotógrafa borra todas las fotos que tomó en una boda porque no le ofrecieron ni un vaso de agua

0

Una fotógrafa denunció el maltrato que recibió en una boda, donde además del bajo sueldo que le pagaban por el evento, ni siquiera le ofrecieron un vaso de agua aunque no era profesional, ya que acudió como invitada de la novia.

 

La usuaria de Reddit contó lo sucedido en dicha página, donde se identificó como Icy-Reserve6995, y el caso terminó haciéndose viral. En el posteo explica cómo solo le hacía el favor a la pareja a la que llegó como invitada, pero los novios se le acercaron para pedirle que fuera la fotógrafa del evento.

 

La persona explicó que trabaja en una estética canina y su experiencia más cercana a la fotografía son las postales de perros que comparte en las redes sociales del lugar en el que labora.

 

El novio le explicó que el presupuesto con el que contaban era muy limitado y por ello pedían su ayuda, sin importarle que las fotografías no fueran perfectas y le ofrecieron 250 dólares por el evento de 10 horas, que normalmente los profesionales cobran hasta 10 veces más. “Comencé alrededor de las 11 am y debía terminar alrededor de las 7:30 pm”, comenzó a contar.

 

Todo marchaba en orden luego de seguir a la novia de un lugar a otra, tomar fotos de la ceremonia, la recepción, pero durante la tarde todo cambió, ya que se le acabó el agua y no había servicio de bar.

 

“Alrededor de las 5 de la tarde, se sirve la comida y me dijeron que no puedo comer porque necesito estar de fotógrafa; de hecho, no me apartaron un lugar en ninguna mesa. Me estoy cansando y en este punto me arrepiento un poco de haber hecho esto por casi nada.

 

También hace un calor increíble: el lugar está en una legión de veteranos y está como a 43 grados y no hay aire acondicionado”, agregó.

 

Cuando pidió tomarse 20 minutos de descanso, así como comer y tomar agua, el novio de la boda no la dejó y le dijo que debía ser la fotógrafa o podía marcharse sin cobrar y ante la falta de empatía terminó borrando las postales que tomó en su cara.

 

“Con el calor, el hambre, el malestar general por las circunstancias, le pregunté si estaba seguro y me dijo que sí, así que borré todas las fotos frente a él y me marché diciendo que ya no soy su fotógrafa.

 

Si me pagaran 250 dólares, honestamente en ese momento habría pagado 250 dólares solo por un vaso de agua fría y un lugar para sentarme durante 5 minutos”, comentó. La decisión que tomó fue aplaudida en los comentarios, ya que no había que dejarse ‘explotar’ por nadie y menos cuando se hace un favor. La usuaria tuvo la decencia de no revelar la identidad de la pareja.

 

Fuente: Milenio.

Deja una respuesta