Transicionó de hombre a mujer, pero dice que en realidad siempre fue un caballo y quiere que el Estado pague los gastos

0

En redes sociales se ha hecho viral la historia de Karen, una persona trans, quien luego de cambiar su vida como hombre y transicionar a mujer, dice que en realidad siempre fue un caballo, no un ser humano, y busca que el Estado pague los gastos para conseguirlo.

La historia de esta persona se dio a conocer en el año 2015, gracias al documental  Horse-Being; sin embargo, en los últimos días se ha vuelto viral en TikTok y ha generado un acalorado debate, con respecto a la identidad de las personas y el derecho de sentirnos libres de expresarnos y de ser.

Karen, como se hace llamar ahora, es una mujer trans de 50 años y es la protagonista de «Horse Being» (Ser caballo), y antes de transicionar era un profesor de francés que estaba casado y tenía una hija; sin embargo, por respeto a su familia, mantiene los detalles en privado.

Y es que luego de someterse a una cirugía de cambio de sexo, Karen se dio cuenta de que en realidad no era ni su sexo ni el género lo que la conflictuaba, sino que en realidad no se identifica como ser humano, pues en realidad siempre se ha sentido un caballo.

Busca que el Estado no la discrimine

En el documental podemos ver a Karen participando en un campeonato de caballos denominado pony-play, en el cuál varias personas se reúnen para comportarse como caballos libremente y así presionar al Estado para que asuma los gastos y los procesos quirúrgicos que representaría la transición.

Aunque no existe más información de qué pasó con Karen luego de que se hiciera público su documental, en aquél entonces dijo sentirse dispuesta a llegar a los tribunales si el Estado no la aceptaba como un ser «transespecie» y asumía los gastos, pues dijo que eso la haría sentirse discriminada.

Desea implantarse pezuñas Según expresa Karen en el doumental, deseaba un implante de pezuñas, pues dijo sentirse completamente convencida y preparada para someterse a los cambios necesarios para convertirse en un caballo.

«Hubo una vez un chico que me preguntó si estaría interesada en hacerme la cirugía para implantarme pezuñas en mi pies, directamente en los huesos», compartió.

Fuente: Milenio

Deja una respuesta