Una madre mexicana se reencontró con su hija secuestrada después de 14 años de que la menor fue plagiada en su casa

0

La Policía de Clermont, Florida celebró con un final feliz el cierre de caso que comenzó en septiembre de 2007 con el secuestro de Jacqueline Hernández.

En ese entonces Jaqueline era una niña de 6 años que vivía con su madre, Angélica Vences-Salgado, en esta ciudad del en la parte central de Florida.

Según una alerta del Florida Department of Law Enforcement del 2007, el «presunto» secuestrador es su padre, quien se la habría llevado a México sin avisarle a la madre.

Desde ese año, el padre de la víctima, Pablo Henry Hernández, tiene una orden de arresto como sospechoso del secuestro de la menor, mencionó la sargento Erin Razo, de la Policía de Clermont.

La Policía de Clermont detalló que a comienzos de septiembre de este año, la madre mexicana, quien sigue viviendo en Florida, les llamó para informarles que una mujer dijo ser su hija la había contactado a través de las redes sociales.

La joven, y de quien la madre no estaba segura si se trataba de su hija desaparecida, la contactó para encontrarse en algún lugar de la frontera con Estados Unidos.

ESTABA SECUESTRADA

La joven le dijo que estaba en México y solicitó que se reuniera con ella en el Puente de Laredo (Texas), el 10 de septiembre, informó la Policía de Clermont.

Mediante un operativo coordinado entre autoridades federales, estatales y locales, planearon «interceptar» a la supuesta joven secuestrada años atrás y determinar su identidad.

El pasado 10 de septiembre, madre e hija, ahora de 19 años, se pudieron reunir después de 14 años sin que ambas supieran qué había sido de sus vidas.

CONFIRMAN PARENTESCO

Los detectives de la Policía de Clermont indicaron que, en base a a documentación proporcionada entre diversas agencias de investigación, determinaron que la mujer era Jacqueline Hernández, la niña secuestrada en el 2007.

Las autoridades de Clermont narraron que esta reunificación fue posible gracias a la colaboración de las autoridades federales en coordinación con investigadores de Florida y Texas, entre ellas la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés), el Departamento de Policía de Laredo y la Oficina del Alguacil del condado de Orange (Florida).

Fuente: El Mañana

Deja una respuesta