Hampa incrementa su acecho en vía de Nuevo Laredo a Monterrey

0

En el norte del país los pobladores saben que transitar por la carretera Nuevo Laredo-Monterrey es un riesgo permanente. Las reglas son no circular de noche, de preferencia hacerlo en caravana para evitar retenes, extorsiones o asaltos y hay quienes dicen que se debe llevar dinero por si hay que darle a los delincuentes.   

 

Desde hace algunos meses, todos los que transitan por ahí están en peligro, pero el riesgo es mayor para los paisanos que cada año regresan a México a visitar a sus familiares durante las fiestas decembrinas. Los delincuentes saben que regresan con dinero y regalos.   

 

Algunos de los momentos donde el crimen hostiga a los ciudadanos han quedado grabados en videos difundidos en redes sociales. 

 

El 26 de noviembre pasado en la cuenta de Twitter @nuevolaredovivo se dio a conocer la grabación de una cámara instalada en el auto de una familia que había cruzado la frontera de Estados Unidos a México y transitaba en la carretera de Nuevo Laredo. 

 

—¡Aguas, Osvaldo, regrésate! —advierte en el video una mujer a su esposo que maneja a plena luz del día.  

—Papi, ¿qué pasa? —pregunta una niña espantada, mientras su padre trata de huir de un auto negro sin placas que segundos antes intentó cortarles el paso. 

—¿A quién le llamo, Osvaldo? —dice la mujer aterrada.  —¿Qué pasa, papi, qué pasa?

—repite la niña, a la vez que el padre acelera. 

—¡Cierra la ventana, hija, cierra la ventana! 

—ordena la madre. —¿Ahí vienen, Osvaldo? —pregunta ella.  

—Sí —contesta el hombre, mientras sigue acelerarando.

—Regrésate, ¡ay!, ¡ay! —grita la mujer, al tiempo que él cambia la ruta pasando por el camellón.  

—Calmada, hija, calmada —le dice asustada la madre. 

 

Misma historia 

 

“Cada año en este tramo de Nuevo Laredo-Monterrey se presentan asaltos, extorsiones, intentos de secuestro de migrantes, de paisanos que cruzan por esta frontera”, relata Raymundo Ramos, presidente del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

 

 “Aprovechan la escasa vigilancia de la policía estatal, que cuenta con cuatro unidades, y la Guardia Nacional hasta este momento no se ha sumado a la vigilancia y protección de esta ruta migrante”, afirma el activista.  

 

Luis Alberto Rodríguez, vocero de seguridad en Tamaulipas, asegura que desde hace unos meses diariamente una caravana de autos es escoltada por la policía estatal hasta el kilómetro 26, donde es el límite con Nuevo León.

 

“En esta temporada viene (el programa) Bienvenido Paisano, donde se va a reforzar esa caravana y dar otros horarios adicionales; se va a reforzar el patrullaje”.  

 

Rodríguez aseguró a MILENIO que no tienen cifras de los delitos en la carretera por la falta de denuncias. Por eso, el vocero llama a los ciudadanos a que en caso de algún riesgo llamen al 911 y al 089.

 

Fuente: Milenio.

Deja una respuesta