Sufren maestros bullyng por alumnos

0

En los últimos meses se han incrementado los casos de agresiones y amenazas de alumnos a maestros en las escuelas de Tamaulipas.

Aunque la Unión Nacional de Padres de Familia estima que hasta el 70% de los estudiantes de primaria y secundaria han sufrido de acoso escolar, las cifras de agresiones hacia docentes son más difíciles de detectar porque los profesores prefieren no denunciar.

Sin embargo, de acuerdo a la Sociedad de Maestros y Padres de Familia de Tamaulipas, las quejas van en aumento, tanto por agresiones físicas como verbales, sobre todo en el nivel de secundaria y preparatoria.

Denuncia que las modificaciones al reglamento y ley de educación han dejado a los maestros “atados de manos” e indefensos ante la violencia ejercida por los alumnos, ya que se les ha prohibido expulsar a los menores, afirma Miguel Ángel Tovar Tapia, Presidente Estatal de la Sociedad de Maestros y Padres de Familia en Tamaulipas.

Las escuelas donde se registran más hechos de este tipo son aquellas ubicadas en colonias como Vamos Tamaulipas, Moderna, donde se han iniciado programas de prevención de la violencia, por los altos índices que sufren.

El funcionario explicó que es común que en el nivel medio superior, incluso en la secundaria los alumnos manifiesten conductas antisociales, y sobre todo agredan a compañeros y hasta los mismos docentes, quienes no pueden reaccionar por temor a una demanda ante los derechos humanos.

Ha trascendido que en algunos planteles, los alumnos amenazan directamente a profesores con agredirlos físicamente y en algunos casos se han concretado las agresiones.

“En nivel medio superior es cuando se da más este tipo de situaciones, pero dentro de educación básica en el nivel de secundaria es el punto intermedio en donde despegan la adolescencia y lamentablemente es muy común este tipo de prácticas o actitudes”.

Ante estos casos, destacó que al docente no le queda de otra más que ser tolerante con las conductas de los alumnos, para no transgredir primeramente su integridad y evitar una demanda, ya que múltiples organismos defienden al menor y estudiante, pero pocos al docente.

“En sí el maestro en general está “atado de manos” ante este tipo de situaciones y no encuentra el apoyo de las autoridades educativas para poder enfrentar estas conductas de orden de actitud”.

Ante esto, resaltó que a un alumno no se le puede expulsar de alguna escuela, como anteriormente se hacía, ya que se le estaría negando su derecho a la educación, pero esto mismo podría ser un impulso para tomarlo como ejemplo por sus compañeros e imitar la conducta.

“Ahí estaríamos ante la presencia de una figura jurídica que sería una controversia constitucional, ya que por un lado la constitución avala y protege la vida del ser humano, pero por otro también está el derecho a la educación, lo que hace chocar este tipo de conductas”. Según el titular, esta situación pone a los directivos contra la espada y la pared, por lo que la Secretaría de Educación debería de autorizar la transferencia de un alumno de una institución a otra para no negarle el derecho a estudiar.

Destacó que es necesario la cooperación de los padres de familia y que estos tengan “mano dura” con el muchacho, sobre todo que restrinjan el uso de las redes sociales, ya que estas pueden ayudar a manifestar malas conductas.

“Lamentablemente surgen este tipo de situaciones que por un lado lo señalamos es impulsado por la libertad que se presentan en las redes sociales y como no las rigen ningún tipo de norma y son principios fundamentales en casa”, finalizó.

el dato

El funcionario explicó que es común que en el nivel medio superior, incluso en la secundaria los alumnos manifiesten conductas antisociales, y sobre todo agredan a compañeros y hasta los mismos docentes, quienes no pueden reaccionar por temor a una demanda ante los derechos humanos.

 

Fuente: Expreso Press

Deja una respuesta