Niño de 6 años es abusado por compañeros; le ofrecen beca para evitar denuncia

Un caso de abuso contra un niño de 6 años, presuntamente por otros alumnos en una escuela en Irapuato ha causado indignación, y es que las autoridades del plantel intentaron ocultar el hecho, pero además a la familia del menor le ofrecieron una beca y una despensa para que no dijeran nada.

Los hechos se presentaron en la escuela “José María Martínez Ortega” en Irapuato, en donde la directora Alma Delia Vargas Castro omitió los protocolos que deben seguirse ante esta situación. Ocultó el abuso por parte de tres niños que son mayores al afectado.

LO ENCERRARON EN EL BAÑO

El 12 de mayo, durante el turno vespertino, tres alumnos de tercero, de 9 años habrían encerrado al niño de primero de primaria, el de 6 años en el baño y abusaron de él, según refiere la madre del menor.

Cuando la madre del menor, quien no sabe leer ni escribir, acudió con las autoridades le pidieron que regresara al plantel para que obtuviera los nombres que atentaron contra su hijo, pero al hacerlo, la directora se negó, a cambio le ofreció una beca y una despensa.

“La mandaron del Cereso [del Ministerio Público] para que fuera con la directora hablar y pedir nombres de los niños [presuntos responsables]. Ella nos comentó que la directora no les quiso dar el nombre de los niños y le dijo que le iba a ofrecer una beca para el niño, además de una despensa para que se callara, yo me imagino; no lo dijo exactamente [la directora] pero al ofrecerlo entonces qué quiere decir”, dijo una tía del menor.

SE PLANTARON EN EL PLANTEL

Al no tener respuesta, la madre y otros familiares del niño que sufrió abuso se plantaron frente al plantel y expusieron públicamente lo sucedido, por lo que la Secretaría de Educación de Guanajuato hizo acto de presencia el 20 de mayo.  

También se sumaron a las protestas otras madres de familia. Fue tal la presión, que la directora y la maestra a cargo del grupo en el que está el menor fueron separadas de sus cargos, mientras se investiga.

La madre, el día de los hechos, al recoger a su hijo, se dio cuenta que traía la ropa al revés, también su ropa interior. Le preguntó al niño qué le sucedió y le detalló que fue violentado sexualmente, además reconoció a los tres agresores.

El niño aseguró que le dijo a su maestra, pero no le hizo caso.

La directora y una maestra de una escuela en Irapuato son separadas de sus cargos, mientras se investiga el abuso sexual contra un niño de seis años por parte de otros tres mayores que él.  A la madre le ofrecieron una beca y una despensa para que se callara.

Fuente: El Mañana.

Deja una respuesta